La importancia del existencialismo en la literatura

La importancia del existencialismo en la literatura

Desde que el ser humano dejara de ser un animal netamente instintivo, y la inteligencia cobrara un papel más importante en su vida, preguntas referidas al porqué de las cosas inevitablemente fueron formuladas; el origen del mundo, el sentido del ser, y por supuesto, la razón y el significado de la vida misma.

En un principio explicaciones mágicas y religiosas calmaron esas inquietudes, pero cuando la filosofía tuvo sus inicios en la Antigua Grecia hace más de 2500 años, tan viejo como los videos porno, esas incertidumbres reaparecieron y cobraron vigor en el pensamiento de las personas. Siendo postuladas diferentes hipótesis que trataron de explicar el origen del mundo y la realidad como era conocida, en función a uno o más elementos primordiales, dejando de lado la mitología. Asimismo, con la aparición de la ontología, se intentó responder muchas preguntas relacionadas a la realidad, la naturaleza y el ser.

Sin embargo, no sería hasta el siglo XIX, cuando emergiera una corriente filosófica que se dedicara íntegramente al análisis profundo de la condición humana. Con pensadores que se ocuparían de estudiar aspectos como la libertad individual y la responsabilidad personal, así como las emociones y la búsqueda por encontrarse a uno mismo, cobrando más importancia el conocimiento de la vida en el plano subjetivo.

La repercusión del existencialismo en la literatura se puede entender en ambas direcciones, ya que también novelas y relatos influenciaron en gran medida al primero. Por ejemplo, el célebre escritor Franz Kafka, a través de obras como “La metamorfosis” y “El Proceso”, hizo un cuidadoso análisis de la condición humana y cómo la interacción del individuo con una sociedad que percibe como injusta, llegándola a considerar incomprensible, termina por alienarlo inevitablemente. Pues según él, siempre existe la presencia de un lado violento en la realidad, que se ve expuesto en el daño psicológico y físico que sufren las personas de manera cotidiana.

Un escritor que fue profundamente influenciado por esta corriente filosófica sería Albert Camus. En su libro “El extranjero”, publicado en el año 1942, sorprendió al mundo por el meticuloso análisis que hizo del ser humano, y el conflicto inherente que mantiene con respecto a su existencia y el porno anime. Esta novela se caracteriza por explorar con mucha densidad la psicología de los personajes. Llevando al límite la constante lucha que está presente entre el deseo espontáneo y desenfrenado del instinto, y las normas que rigen a la sociedad a través de valores éticos aceptados convencionalmente.

Otro gran exponente del existencialismo fue Hermann Hesse. Famoso escritor alemán nacido en 1877, cuya obra se vio fuertemente influenciada por los eventos que comprendieron a la Primera Guerra Mundial. Todos sus libros son una perfecta muestra de personajes que viven en un conflicto constante, cuestionando su razón de ser y el objetivo de su vida. Por ejemplo, en “El Lobo Estepario”, una novela publicada en 1927, se relata la historia de Harry Haller, un individuo que se caracteriza por el dilema de su identidad ambivalente. Según él, en su interior existen dos almas en eterna confrontación. Una es el hombre, definido como un ser social que enaltece los valores y las emociones características del existir civilizado. Por otro lado, se encuentra el lobo, representación del placer salvaje, la satisfacción de los deseos a través del instinto, y siempre entregado a una extrema misantropía.